Recuerdos de dictaduras

Imaginemos que estamos en un país europeo gobernado por un partido democrático de derecha o, si se prefiere, de centro derecha. Imaginemos también que, en ese país, todavía quedan restos conmemorativos de un régimen dictatorial que dirigió el país con mano de hierro durante más de treinta años. No nos referimos a restos arquitectónicos, edificios, etc., sino a recordatorios más sutiles, más humildes y cotidianos: nombres de calles, placas conmemorativas, símbolos adosados, etc.
Observemos que el partido gobernante remolonea la retirada de esos monumentos de la ostentación pública y su conservación en lugares más apropiados como museos o centros de investigación histórica.

Nos asalta entonces una pregunta: ¿qué necesidad tiene ese partido de hacer tal cosa? La primera respuesta es que se siente identificado con ese régimen dictatorial. ¿Qué otras respuestas caben? ¿Por qué un partido democrático parece defender un régimen indefendible?  ¿Se identifica su base electoral con la dictadura? Todas las posibles respuestas son preocupantes en el contexto de una democracia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Occidente y los movimientos islamistas

Una situación insostenible

La dimisión de Rita